Social Media

Light
Dark

Academia de Ciencias aboga por armonía entre turismo y protección a medio ambiente en Pedernales

La Academia de Ciencias manifestó que, tras el inicio de la primera fase del Puerto Cabo Rojo, en la provincia Pedernales, procederá a «fijar toda nuestra atención» en acciones que garanticen la equidad social y convivencia armónica del turismo con la protección del medio ambiente, la biodiversidad y los recursos naturales. 

A través de un comunicado, la institución hizo énfasis en la importancia de que el Ministerio de Medio Ambiente «haga conciencia de la responsabilidad que le viene encima, como rectora de las áreas protegidas». En ese sentido, recordó que el 69% de la provincia sureña corresponde a parques nacionales, áreas de recreo, reserva de biosfera y humedales de importancia internacional. 

«La Academia de Ciencias ofrece su respaldo científico a la gestión de desarrollo en marcha y empujar para que las cosas salgan bien, basados en la búsqueda de un desarrollo con rostro humano, la conservación y el porvenir de Pedernales», destacó la entidad. 

Saluda la llegada de primer crucero

La Academia de Ciencias saludó la llegada del primer crucero en Port Cabo Rojo perteneciente a Norwegian Cruise Line. Al citar las «razones para estar de fiesta», la entidad sostuvo que en 2004 presentó a las autoridades su propuesta de desarrollo de la Ciudad Turística Bahía de las Águilas, ubicada totalmente fuera de las áreas protegidas existentes hasta ese entonces, «apostando al desarrollo de Pedernales y a la Conservación del inmenso Patrimonio Natural de este distante punto geográfico del territorio nacional».

«Para el año 2020, el presidente Luis Abinader, tan pronto asumió el poder, prometió desarrollar a Bahía de las Águilas – Pedernales y la Región del Lago, respetando las áreas protegidas, misión que hasta ahora ha cumplido», detallo

Agrega: «Lo cierto es que se trata de un acontecimiento histórico, porque Pedernales no solo ha estado lejos en términos de distancia, sino social y económicamente, sumida en el polvo y la indigencia, pues la única fuente de riqueza estuvo cifrada en la explotación de la bauxita y la roca caliza, con fines de exportación». 

La Academia indicó que «Pedernales sabía que Bahía de las Águilas sería su puntal de desarrollo, pero acusaba a los conservacionistas de castrarle el turismo, al no permitirle el desarrollo del turismo hotelero sobre el murito de arena que contiene el paraíso de aguas verdiazules de esta inmensa playa de 8 kilómetros de longitud, donde seis son de primerísima calidad para el baño, el solaz espiritual y la sensación de palpar y vivir sumergido en una naturaleza virgen e impoluta». 

Sostuvo que estas «son las motivaciones sociales y las limitaciones económicas que tuvo a bien valorar la Academia de Ciencias para promover un desarrollo turístico basado en la sostenibilidad, de cuidar los tesoros más valiosos, porque esas serían las riquezas indispensables para alcanzar el progreso y el porvenir, de estos pueblos de la Región Enriquillo».

«El turismo es una actividad no consuntiva de los recursos naturales, que solo requiere de planificación, visión de sostenibilidad y políticas claras sobre lo que se busca, de lo que se quiere alcanzar y, sobre todo, de la emancipación social y económica del Ser humano, que por tanto tiempo ha estado ausente del progreso y la tecnología», añade la ACRD.

Esa concepción académica sigue siendo la misma, pero en cierto modo, superada con todo lo que se está promoviendo con este proyecto, donde no solo se limita a Pedernales, sino que se extiende y abarca a toda la Región Enriquillo, a la agricultura, a la agroindustria, a la movilidad, al comercio turístico y todo el bienestar que el turismo puede traer consigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?